Nuestra historia es un legado para toda Latinoamérica

En 1942, Carlos Roberto Larrimbe ingresó como profesor de música en la Escuela para Ciegos Adultos General San Martín y se propuso la formación de un coro de la Institución, alcanzando un nivel tal que superó lo habitualmente esperado de un coro escolar. Esto le permitió abordar la preparación de obras de envergadura tales como las Cantigas X y XIV y las Secuencias de resurrección de Eslava.

De esta manera surgió la posibilidad de transformar ese grupo coral en un conjunto profesional que, a la vez de representar un canal idóneo de expresión artística, constituyera una fuente laboral para los ciegos que eligieran la música como medio de vida. Con el auspicio de destacadas personalidades de la época como María Adela Ayarragaray de Pereda, Roberto Beltrán Nuñez y Juan Carlos Álvarez, Larrimbe creó en 1947 el Coro Polifónico de Ciegos que hoy lleva su nombre, contando desde sus comienzos con la inestimable colaboración de Ladislao Scotti.

Actualmente depende del Ministerio de Cultura de la Nación. El Coro realizó su primera presentación ante el público en la Iglesia del Salvador para la Semana Santa de ese mismo año, ocasión en la que interpretó obras como la Messe in Ascendo a cinco voces de Palestrina, Christus Factus de Amerio, Popule Meus de Medina y las Siete Palabras de Larrimbe.El Coro Polifónico de Ciegos desarrolla desde entonces una proficua actividad que incluye presentaciones en las más importantes salas de la ciudad de Buenos Aires, transmisiones por los canales 7, 9, 11 y 13 de Buenos Aires, 9 de Comodoro Rivadavia, 9 de Trenque Lauquen, 9 de Río Gallegos, y 6 de Punta Arenas (Chile) y transmisiones radiales por numerosas radios del país. Recorrió todo el territorio nacional y visitó Chile, Bolivia y Paraguay.